Wednesday, May 17, 2017

Ojos Avellana: auténtico, honesto y poderoso testimonio de fe

Comentario de Ojos Avellana
Por Gabriela Arellano
Julio 20, 2016

Tal vez, sólo un carácter extraordinariamente espiritual puede comprender la enorme envergadura de la búsqueda religiosa narrada en Ojos de Avellana. En cierto modo, esta novela me recuerda a la ávida búsqueda espiritual relatada en “Juan el Peregrino”, una de las obras maestras del autor finlandés Mika Waltari.
Maritza Mejía es una gran observadora, y sin duda tiene el potencial de registrar los más minúsculos detalles sobre su entorno y los acontecimientos que en él ocurren. No obstante, para satisfacción del lector, Maritza también tiene la habilidad de cerrar un episodio y abrir uno nuevo con celeridad, manteniendo la fluidez de la narrativa y el entretenimiento continuo.

Dos cosas que impresionan profundamente de esta novela son: primero, la notable humildad de la autora, que no puede ser mejor retratada que mediante el siguiente pasaje: “No me considero escritora, pero sí autora de varias obras”. Permíteme corregirte, Maritza: eres una escritora, y muy buena. Segundo, la peregrina promesa que le hace a la Virgen (Ojos de Avellana), “te haré reír”. ¡Cuánta nobleza y sencillez hace falta para poner la devoción religiosa en tales términos!

En definitiva, “Ojos de Avellana” es un libro muy bien escrito, entretenido, que nos puede hacer avergonzar un poco a los ateos, o al menos, hacer sentir que estamos dejando fuera de nuestras vidas un grandioso tesoro. Sin duda, un testimonio de fe tan poderoso, ¡con potencial suficiente para convertir a la fe a muchos lectores!